PARADÓJICA NAVIDAD

 

maxresdefault

 

Ya  dijo Chesterton que la Navidad se construye sobre una curiosa paradoja: que el nacimiento del que no tuvo casa para nacer sea celebrado en todos los hogares.

Se festeja el nacimiento de un Niño que nació en un establo de animales porque a sus padres nadie les ofreció un lugar más digno para el alumbramiento ni les amparó en su casa. Se encontraron solos, sin otra ayuda que el calor de los animales con los que compartieron espacio.

Sin embargo, se conmemora su llegada al mundo con reuniones familiares alrededor de una mesa atiborrada de comida y bebida, en casas que, por lo general, el frío se queda tras los cristales que reflejan árboles de navidad iluminados con luces de colores brillantes que compiten con los de los deslumbrantes regalos que se intercambian por estas fechas.

Paradójica celebración cuando miles de personas, algunas muy cerca de todos nosotros, los sin techo de hoy, se acurrucan en algún lugar en el que les permitan colocar los cartones que les sirven de lecho. Quizás nuestros vecinos de al lado, pasan esa noche a oscuras y helados de frío porque les han cortado la luz al no pagar el recibo de las eléctricas.

-Pues no sabíamos nada-, diremos asombrados si nos enteramos.

Es que la gente tiene su dignidad, oiga, y hay personas que se avergüenzan de sufrir esa situación como si ellos fueran los culpables de haberse quedado sin trabajo por una reestructuración de su empresa y de no haber encontrado otro . Las ayudas sociales llegan hasta donde llegan.

Puede que el brillo de las luces que adornan nuestras calles entren por sus ventanas e iluminen su oscuridad y sus sueños. ¿Qué contarán a sus hijos, sobre la magia de la Navidad, esas madres que no tienen con qué alimentar ni calentar sus cuerpos ni sus espíritus? Quizás hagan como la cerillera del cuento, pero… qué pasará cuando se les terminen las cerillas?

¿Qué es lo que tenemos que celebrar… qué Jesús nació en la pobreza de un establo porque nadie quiso dar cobijo a sus padres? ¿Qué el Hijo de Dios fue un sin techo? ¿Qué hacemos con los nuestros?

No sé a vosotros pero a mi se me atraganta la cena.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a PARADÓJICA NAVIDAD

  1. Junior dijo:

    Mira que leo cosas, pero esta entrada, me toco el corazón y más claro no lo puedes poner. En realidad, Jesús era tan pobre, como tantos hoy en dia. Me hizo reflexionar.

  2. A mí se me atraganta la Navidad entera desde hace muchos años. Lo veo una fiesta hipócrita en la que a todos se nos cae la máscara que llevamos durante todo el año, y tenemos que reunirnos con personas que en realidad no nos importan.
    Respeto que para algunas personas sea una fiesta feliz, entrañable… Pero yo veo todo como una farsa egoísta.
    Un abrazo.

    • En etas fechas siempre se producen sentimientos contradictorios. Pero es cierto que se debería de romper esa obligatoriedad de reunirte con personas con las que el resto del año no te une nada, en muchas ocasiones, aunque se sea familia, y el ser feliz a toda costa. Por eso hay mucha gente a quien no le gusta la Navidad. Yo procuro asirme a lo que tengo de niña, a mis recuerdos infantiles, y al brillo de la ilusión en los ojos de mis nietos. Un abrazo grande que que pases estos días lo mejor que puedas.

  3. María dijo:

    Tienes razón, pero es que nuestra memoria es demasiado frágil y solo recordamos aquello que nos interesa.
    Una pena, si, pero seguimos celebrando la Navidad.
    Un besazo, mi querida, ahora y siempre.

  4. Gracias por este texto, Felicitas.
    Se atragantan cenas, comidas y despilfarros en cualquier época del año, se aprovechan las fiestas religiosas y paganas para fomentar exageradamente el consumo. Se fomentan falsos amores y amistades, incluso vienen al recuerdo cuantos pasan necesidades y a lo mejor, hasta se les da una limosna de pasada.
    “El espíritu de la Navidad” es un anuncio de televisión.
    Y ni siquiera Jesús nació en estas fechas.
    No obstante, bienvenida la concordia, las reuniones sinceras de familia y amigos, las ayudas a los más necesitados… pero todo el año. Y también ahora, por supuesto, así que ¡Felices fiestas!
    Un fuerte abrazo.

    • Comparto tu sentir, Isabel, y gracias por dejar tu opinión. También te deseo que pases estas fiestas lo mejor posible y rezo contigo para que que las reuniones familiares, los buenos deseos y la solidaridad se produzcan durante todo el año. Un beso grande

  5. Sin duda son fechas llenas de contradicciones y si se celebran de forma consumista e hipócrita, como es cada vez más habitual, todavía peor. Pero también son fiestas entrañables si se aguardan con la ilusión de los niños; con la espera impaciente de los reencuentros de familias que viven lejos; si se deja margen a la solidaridad… Lo malo no es la fiesta, ni la tradición en sí, creo que lo malo es haber teñido de consumismo nuestra vida entera, ya no solo la Navidad. El problema, considero yo, no son estos días, somos nosotros.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s