Paisaje dormido

56-entre-la-niebla

Desde el tren, el paisaje pasa rápido envuelto en jirones de nubes tras los que la vida palpita. Y llegó la niebla, en silencio, rodeando los campos de esa pátina mágica e irreal.  Tras la bruma parecen dormidos, esperando que un rayo de sol los devuelva a la vida.

Mi pensamiento vaga por las brumas y me sumerjo en el mundo blanquecino que tanto me ha subyugado desde que era una niña. Espero, quizás, como entonces, que algún ser prodigioso asome su cara entre ella y me desvele el mundo que queda oculto a mis ojos, que sin embargo puedo intuir y presiento. Pero el tren avanza demasiado deprisa. La niebla se desvanece ante mis ojos y con ella la magia.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Paisaje dormido

  1. Qué alegría reencontrarme contigo leyendo tan bonito texto.
    Gracias, Felicitas, que pases un feliz fin de semana.

  2. Gracias Julie. La niebla me inspira. Y el tren cambie´n. Un beso.

  3. María dijo:

    La niebla desahogarte, pero nunca la magia.
    Precioso, amiga querida.
    Besazos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s