Entre la soledad y el aplauso

escribir.jpg
imagen sacada de internet.

Decía Ignacio García, el escritor que presentó mi libro en Valladolid, que después de terminar su última obra se sentía vacío. Entiendo perfectamente esa sensación. Tras el éxito de las presentaciones de “Nuevos Cuentos Castellanos Viejos”, me ha quedado esa misma sensación. Tengo en breve las de Asturias, y me hace mucha ilusión por los lazos tan fuertes que me unen a esa querida tierra, y por volver a reunirme con amigos que hace tiempo no veo o por conocer en persona a Maria Rosa Serdió con la que a través de sus palabras me siento muy unida e identificada, por lo que la presentación del libro, queda relegada a el marco de esos encuentros. No quiero que penséis que no es importante para mí que el libro tenga éxito, que acuda gente, es muy triste una presentación a la que asisten unas pocas personas, y escribimos para que nos lean. Pero después del relumbrón del momento me queda ese sentimiento de vacío y la necesidad de volver a mi rincón solitario donde tejo dia a día mis historias. Veo compañeros de letras que se prodigan entre presentaciones y actos literarios, y de alguna manera les envidio por no sentir esa necesidad. Puede que mi ego como escritora sea muy pequeño, no busco éxito ni mucho compesaciones económicas, solo aportar algo de mi misma a quien me lee. O quizás no sea cuestión del ego, simplemente es que mi mundo literario se mueve “Entre la soledad y el aplauso” y puestos a escoger, me quedo con la soledad y con el cariño de todos los que día a día, en silencio, alientan mi creatividad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Entre la soledad y el aplauso

  1. Suscribo cuanto dices, Felicitas.
    Un abrazo.

  2. mitomago dijo:

    En la infinita variedad de gente que escribimos hay mucha similitud con las flores…No todas florecen en jardines y espacios donde es posible la contemplación de su belleza, la gran mayoría crecen silvestres, nunca seran contempladas por ojos humanos, pero aún así floreceran y emitiran su perfume aunque, aparentemente, no haya nadie para apreciarlo. ¿O sí?
    Me gusta tu visión Felicitas.

  3. Bien dicho amiga, el aplauso íntimo es el mas sabroso y la soledad no sujeta para no perder el piso. besos y rosas.

  4. 😀 😀 😀 ¿Será por eso que me gusta tanto esconderme tras los libros? ¡Cómo te entiendo!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s