EL VERANO HUELE A SANDÍA…

 

 

 

1218554876355_f

Y a cerezos cargados de frutos rojos. A melón y a uvas de pulpa brillante, dorándose al sol en las viñas. El verano me sabe  a pan hormeado en el horno de mi abuela,  y a leche recien ordeñada.  Al calor de agosto que sofocaba en el río, y a la sombra de los pinos al atardecer.

Son los olores de mis veranos de niña. Por entonces, los pasaba con  con mis abuelos, disfrutando  en libertad y descubriendo la vida en contacto con la naturaleza. Era  de los niños afortunados que “teníamos pueblo”.

Ahora son mis nietos, los que vienen a pasar unos días conmigo. Me  estremezco al comprobar lo deprisa que ha pasado el tiempo. Hasta no hace tanto, la nieta era yo.

Cuando los veo corretear por la playa brincando las olas, o cuando contamos las huellas de las gaviotas en la arena al atardecer o  buscamos, por la noche, brillantes dragones en el cielo cuajado de estrellas… el aire huele a sandía, y el sonido de las olas me recuerda al viento azotando un mar de espigas.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a EL VERANO HUELE A SANDÍA…

  1. Qué texto mas bello, huele a una añoranza lejana y cercana a la vez, poesía que se da como la carcajada roja de la sandía.

  2. Que bueno que atesoras todos esos recuerdos, porque no son otra cosa más que riquezas naturales , de mayor valía en los pueblos, y que ahora son también los nietos quienes los disfrutan.
    La sandia sin duda muy especial y más en los veranos.
    Saludos..

    • Las vivencias felices de niños, son de las cosas más valiosas que poseemos. Y la sandía está ligada a los veranos de mi niñez. Mi abuelo abría todas las tardes una enorme sandía, y la familia nos reuníamos a disfrutar de ese ritual. Gracias por tu visita.

  3. María dijo:

    ¡Qué rica la sandía! Y que bonita foto nos regalas, queridísima. Me has devuelto a esos días lejanos de la niñez, donde hasta el rojo de la fruta era un misterio a resolver.
    Un besote muy fuerte…

  4. Querida María, y seguimos resolviendo misterios porque no perdimos la mirada de niñas. Es estupendo hacerlo juntas. Muchos besos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s