EL HOMENAJE ( final)

Tabgha_Base_(Coffins)_(Rebuild)

 

No te entristezcas, que no hay mal que por bien no venga. Yo doy por bien empleado lo sucedido porque tras ese desagradable incidente mi tan ansiado momento de gloria llegó. Desde este instante pertenezco a la historia del despacho, soy el protagonista de uno de los acontecimientos más relevantes, y el suceso será comentado y recordado en todas las celebraciones durante mucho tiempo. Todos hablan de lo ocurrido, incluso algunas compañeras, las más sensibles, se les escapa   alguna que otra lagrimita. Y a Manrique la culpabilidad le mantiene en silencio, apesadumbrado y lleno de remordimientos que seguramente le martirizarán durante toda su vida. Mira, ¿lo ves? Ahora está junto a Paulina, la mujer más atractiva de la oficina. Ella fue objeto de mis pensamientos y deseos impuros, protagonista de mis fantasías febriles en las noches de insomnio y vacío. Antes de que aparecieras tú, me acerqué a ella y acaricié lentamente su cuerpo sin que opusiera la más mínima resistencia en una silenciosa, sumisa y total entrega. Casi pude percibir su calor, el sabor de sus labios cuando acerqué mi boca a la suya en un impulso. Tú eres una mujer extraña, algo fría y distante, tan callada, pero no por eso dejas de ser hermosa ¿Has venido acompañando a alguien? Has sido muy amable conmigo, no te he dejado pronunciar una palabra y me has escuchado con paciencia. Oye, ¿no sientes frío? ¿De dónde viene este aire helado? Se han debido dejar abierta una ventana. Disculpa si cierro los ojos, pero es que quiero impregnarme de todas las emociones y sensaciones que me proporcionan este momento de triunfo. Pero… ¿y este silencio? ¿Qué está pasando? ¿Dónde se ha ido todo el mundo? Solo he permanecido con los ojos cerrados un instante, no han podido desparecer, así de repente. No, no me pueden dejar aquí solo, habían venido por mí, a mi homenaje. Esto es una locura, el frío es insoportable y a pesar de ello estoy sudando. ¿Que tú también te vas? No por favor, no me dejes. Por qué me sonríes así, desde tan lejos, con esa mueca lúgubre. Te desdibujas, me miras de una manera extraña, tus ojos se vacían en las cuencas. No, no me mires así, me das miedo. Ah, escucha, se oyen voces, alguien entra por la puerta, seguro que es la gente que vuelve, pero… ¿Quiénes son esos hombres? ¿Qué es lo que miran dentro del ataúd? ¡Van a cerrar la tapa! No, por favor, haz que se detengan, no se lo permitas! ¡Noooo!

Los encargados de la funeraria ajustan bien la tapa del féretro. Uno de ellos sostiene en la mano el papel que hace unos minutos les dio una mujer con la recomendación que lo pusiera como epitafio en la lápida del difunto:

  “Para el que ha sido humo, convertirse en polvo puede no ser tan dramático si logra vivir un instante de gloria, aunque este le llegue después de muerto”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a EL HOMENAJE ( final)

  1. Extraordinario relato… Y el epitafio de lujo. Me ha encantado.

  2. Julie, me alegro de que te haya gustado. Gracias por leerme. Un beso

  3. salvela dijo:

    ¡Que crueldad del destino! Muy bueno

  4. María dijo:

    Hola preciosa,
    Lo había leído pero cuando lo vuelvo a hacer, siempre pienso que es buenísimo.
    Un besote muy grande…

  5. ¿Qué no has leído de los que yo he escrito? jajaja. Me alegro de que te siga gustando. Muchos besos, María

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s