Una vida, un libro

 

images-17

 

Ayer, me hubiera gustado pasar el día leyendo un libro o escribiendo. Pero estaba de guardia.

A pesar de ello, pensaba que a lo largo de las venticuatro horas tendría un ratito para felicitar a los Jorges y desearos, desde aquí, a todos un feliz Día del Libro. Mi gozo en un pozo. Ciento ochenta y cinco urgencias atendidas en el centro, más seis salidas a domicilio, hicieron que el equipo de guardia no tuviéramos un momento de respiro hasta la una de la madrugada. A esa hora, era ya tarde para felicitaciones.

 

Lo sentí, pero después, repasando la larga jornada, me di cuenta de que cada persona a la que atendí, me había dejado leer, por unos minutos, apuntes de su  historia, y me había regalado, en algunos casos, comentarios y experiencias valiosas.

A las seis de esta madrugada, una nueva urgencia: acudimos al domicilio de una anciana para ayudarla a cerrar su última página, y prestar apoyo a sus familiares ante su inminente pérdida.

He contemplado con frecuencia una vida que se va. En esos instantes, siempre pienso en que esa persona deja tras de si una historia. No puedo reprimir poner una caricia en sus manos con la misma emoción que se acarician las tapas de un libro valioso.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Una vida, un libro

  1. María dijo:

    Poner una caricia en sus manos, querida Feli, como si de un valioso libro se tratara, verdad? Feliz aquel que haya recibido esa caricia de tus manos. seguro que se fue más feliz.
    Mil besos, querida…

  2. Como médico se lo que dices, Ya han pasado años , muchos, pero de vez en cuando, una señora se acerca y le dice a la joven madre: ” Mira, ese es el médico que te curó cuando estabas chiquita y muy enferma, dale un abrazo ” Y esas tarde, noches, madrugadas que espinaban de tantotrabajo, se convierten en un ramo de flores para tus adentros. Beso amiga Rub

  3. Sí, Ruben. Eso es lo bueno de nuestra profesión. Regalos impagables que nos deja el estar siempre codo a codo con la enfermedad y la muerte.
    Un fuerta abrazo

  4. Chelo Puente dijo:

    Creo que finalmente hiciste algo mucho más importante que leer un libro (que lo es) y fue leer la historia de unas vidas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s