La tarde se vistió de tango

Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese…¡qué se yo!

La balada del “Loco” de Piazzolla, siempre me estremece y abre la puerta de la emoción. Sus acordes me llevan a ese lugar íntimo donde se guarda aquello que no se desea compartir, pero que tampoco se quiere olvidar: recuerdos a los que volvemos a solas y nos hacen  sentir que la vida corre joven por las venas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La tarde se vistió de tango

  1. recuerdos que no se ventilan en el oído de nadie y que tampoco se desea olvidar… feliz año amiga y que la dicha la atropelle

  2. Gracias, Ruben por tu visita. Un abrazo

  3. María dijo:

    La tarde se vistió de tango y a mí se me dibujó una sonrisa en la cara… al fin lo conseguí!!!
    Pude entrar de nuevo.
    Mil besos, cariñete…

  4. ¡Qué bien! ¡Estos duendes de internet …!
    Más besos para ti, María

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s