DE LAGRIMAS Y MOCOS

imagen sacada de internet
La otra tarde, sentada en una terraza de una cafetería, disfrutaba de un buen café y de la lectura de un libro:”Contra Paraíso” de Manuel Vicent. 
Estaba enfrascada en sus páginas, cuando se acercó un conocido quien después de saludarme, señalando al libro, me preguntó con cierta ironía: “Qué, una novela de lágrimas y mocos? 
Le miré perpleja, y me tomé unos minutos para reprimir su provocación y la respuesta, no muy correcta, que se me escapaba de los labios. En lugar de eso pregunté : ¿qué es para ti una novela de lágrimas y mocos? -Una de esas en las que predominan las emociones y la trama gira alrededor de las vicisitudes y problemas emocionales que la vida genera a los personajes -contestó muy en su papel de entendido-. Las historias que generalmente les gusta a las mujeres, le faltó decir. Después, citó algunas de las novelas que han salido publicadas en los últimos tiempos, de autoras de prestigio, por cierto, que según él, se ajustaban a su definición. Él era  aficionado a la novela histórica. ¿Y tú crees que la novela histórica no muestra las emociones, los sentimientos de los personajes? -seguí preguntando- De forma diferente -respondió-, se centran más en las acciones y los hechos que llevaron a cabo sin ahondar en lo que sentían o en lo que los provocaba.
No quise hacer una defensa sobre esos temas literarios: hay ideas, pensamientos que no necesitan ser defendidos. Me limité a contestarle: la vida de los hombres está configurada de emociones, de lágrimas y de mocos; desde que se nace hasta que se muere. Y así ha sucedido a lo largo de la humanidad. Esas novelas no hacen más que reflejar la condición humana. 
Se alejó farfullando una despedida con un aire magnánimo de superioridad. 
Cuando le perdí de vista pensé en las historias que me gusta leer y en las que escribo. Hay novelas y libros para todos los gustos. Hay personas que evitan leer historias en las que se plasman sentimientos y reacciones emocionales, muchas veces, para no ver reflejados en otros, su propia realidad, para no sentir ese aldabonazo interior que se puede experimentar leyendo las emociones de otros en las que podemos sentirnos reconocidos. 
Yo no sé escribir  si no es desde el sentimiento. En mis historias trató de ahondar en la personalidad de los personajes, mostrar su alma y sus reacciones ante los sucesos que la vida les plantea, hacerles creíbles y humanos.  Al parecer, soy una escritora de lágrimas y mocos… Pues espero que así sea por siempre jamás…amén. 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s