LOS VIEJOS FANTASMAS SIEMPRE VUELVEN

Parece que se quedaron en el pasado. A  tiempos se te olvida que existieron. Con doce vueltas de llave se cerró la puertas tras ellos emparedados en los días del ayer.
Y sin embargo, cuando menos te lo esperas, un golpe de viento del destino, un suceso a contraluz, un guiño perverso de un suspiro descorre el cerrojo y los deja de nuevo en libertad.

Los ves de nuevo ante ti, con sus muecas burlescas y sus rostros distorsionados vomitando su hálito negro y amargo. ¡Eh, somos nosotros, los tuyos! gritan desde sus bocas desdentadas.  
Afortunadamente su presencia es pasajera. Un abrazo que te rodea, una caricia en tu cara, el amor y la fuerza de los que te quieren, forman un velo invisible a tu alrededor. Tejen un halo protector que te hace inmune a sus influjos y los obliga a regresar a su lugar. Lejos, muy lejos de ti. Quizás volverán…Los viejos fantasmas siempre vuelven.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s