Noche de ánima y Candelas II

Y SIGUIENDO CON HISTORIAS DE MIEDO, QUÉ MEJORES QUE LOS PERSONAJES ASUSTANIÑOS DE NUESTRA RICA TRADICIÓN…

Ilustraciones de Graciela Robles

LA PAPARRASOLLA (extracto)

Nuevos Cuentos Castellanos Viejos I

La noche cae de golpe. Sorprende como la pedrada en un cristal. La niebla se adueña de las calles vacías y la gente se apresura a cerrar las contraventanas de madera para ocultar el interior de sus hogares. Murmullos de plegarias rompen el silencio agobiante como el de un camposanto. Un sollozo desgarrado se eleva sobre ellos: el de la madre del último niño que despareció. El  reloj de la torre de la iglesia anuncia la media noche. Las madres, aterradas, abrazan a sus hijos más pequeños. Tras la última campanada el pueblo queda expectante, encogido en el temor, hasta que unos gritos espeluznantes y lastimeros se extienden sobre los tejados. Las oraciones crecen; incluso los hombres rezan. La Paparrasolla ha despertado y sobrevuela las casas buscando a un nuevo inocente.

 

El reloj de la torre da la primera campanada de las doce. El sonido es ensordecedor. Marcela se tapa las orejas con la manos; los tímpanos le van a estallar.

Tras la última, el silencio se restaura.  Es un silencio espeso y apretado. Marcela  siente que le aplasta;  le cuesta respirar. Será mejor marcharse cuanto antes.

Un murmullo extraño la detiene. Procede del fondo más tenebroso del recinto  y se desliza sobre el silencio que parece abrirse ante él. Marcela agudiza el oído y trata de ver qué lo provoca. Hay un revuelo de sombras. Una de ellas  se recorta sobre las demás y ocupa todo el espacio. Marcela intuye una presencia. No le cabe la menor duda: ahí, hay algo. Recuerda la leyenda  y las palabras de Tarsila “Se teme a lo que se desconoce y en lo que no se cree”.

El rumor aumenta. Es un resoplido lúgubre y amenazador. Marcela contiene la respiración cuando la sombra se agita y se dirige hacia ella. El olor maloliente emana de la negra figura; se hace insoportable. Pero Marcela no se mueve. Está como hipnotizada.  Cando la sombra llega hasta la ventana y la luz de la luna cae sobre ella, Marcela ahoga un grito.

La Paparrasolla camina con las alas negras cruzadas sobre el pecho. Su rostro de mujer podía ser hermoso si no reflejara el estigma del mal. Erguida sobre sus patas, clava en Marcela sus ojos enrojecidos y emite un espeluznante alarido.

Marcela se sobrecoge y la observa sin pestañear. Es más terrible de lo que se imaginaba. La angustia le congela por dentro. La duele. No por miedo, sino por la maldad que emana de ese ser.  La Paparrasolla abre su boca y  lanza otro chillido que la atraviesa como un cuchillo. Se le acerca.

Su primer impulso es salir corriendo, pero algo en su interior le dice que es mejor que no se mueva. Vuelve a oír a Tarsila: “Te protegen desde lo alto. Eres una niña de luz de luna”. Temblando, cierra los ojos y siente la respiración agitada de La Paparrasolla sobre el cuerpo, sobre la cara; como si la olfateara. Gira alrededor de ella una y otra vez, resopla enfurecida. Marcela se mantiene inmóvil, como si fuera una estatua, aguantando la repugnancia y la inquietud que le produce el aliento y la cercanía de ese ser. El pánico le sube por la espalda en un escalofrío. Es mucho peor que el miedo, porque es más irracional.

Tras unos minutos interminables, la Paparrasolla retrocede hasta la ventana emitiendo lóbregos jadeos. Marcela, abre los ojos. La Paparrasolla  la observa con la furia y el odio concentrados en su mirada. Entonces, le lanza un espantoso y amenazante alarido, extiende sus alas  y sale volando por la ventana.

 

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Noche de Candelas y Ánimas

31 de Octubre: noche de Candelas encendidas al amor de la lumbre . Noche de historias de aparecidos y ánimas en pena, narradas al amor de la lumbre. Sigamos con esta tradición, no dejemos que Halloween destierre nuestras costumbres en esta noche tan nuestra.

Os dejo mi relato terrorífico para esta noche de fantasmas y aparecidos. ¿Quién dijo miedo?

LA MANSIÓN DE MANTOAROSA (Felicitas Rebaque)

 

casa siniestra

 

El vértigo le zarandeó tan fuerte que Nicolás Harganzuela Gómez, de cincuenta y ocho años, médico de profesión, se agarró a los bordes de la cama buscando un punto de referencia y sujeción. Inmóvil, esperó unos minutos hasta que la ola decreció. Procurando que el movimiento de su cabeza fuera el mínimo, buscó con la mirada el reloj de la mesilla. Estaba parado. Sus manecillas marcaban las seis y media.

¿De la mañana o de la tarde? – se preguntó.

Se volvió muy despacio hacia la ventana. Ese gesto puso de nuevo en marcha el carrusel, donde al parecer estaba subido, haciendo que los objetos y la habitación entera giraran a su alrededor. Cerró los ojos. Cuando el baile se detuvo y todo ocupó de nuevo su lugar, los entreabrió con miedo. Las sobras que se adentraban a través de la persiana trepaban por el aire difuminándose en la penumbra de su dormitorio. Supuso que era de noche.

Era de noche. Pero… ¿de qué día, de qué semana? ¡Qué importaba! Nicolás Harganzuela no disponía de la lucidez suficiente como para responderse a esa pregunta.

Cerró los ojos. El vértigo volvió de nuevo y esta vez no opuso resistencia. Se dejó llevar por una danza infernal que le sumió en un estado de semiinconsciencia y le condujo a un túnel de claroscuros en el que rostros, escenas y palabras se mezclaban entre sí. Le asaltaban, y le atrapaban, arrastrándole de nuevo a ese mundo irreal de la casona Mantoarosa, haciéndole revivir una y otra vez todo lo allí sucedido.

                                                                           ***

La casona de Mantoarosa era una edificación de piedra medio derruida perdida en la mitad del páramo. Nicolás, pasaba por ese desolado y triste lugar con frecuencia, cuando iba a visitar a los pacientes que vivían en las granjas colindantes. Por los signos de total abandono que mostraba, nunca pensó que pudiera estar habitada.

Le habían hecho llegar el aviso por medio de un muchacho. A pesar de que no le dio ninguna explicación de lo que ocurría, se dirigió con premura a aquel apartado lugar. El caso debía de ser realmente grave porque le esperaban en la puerta. Una mujer de edad indeterminada, vestida de negro, le salió al encuentro antes de que traspasara la vieja verja oxidada que rodeaba a la mansión, proporcionándola identidad y consistencia en medio de un desolado paraje.

—Buenos días, doctor, gracias por venir —le saludó la mujer agarrándole del brazo como quien atrapa a una presa. Y sin dejarle siquiera responder al saludo lo empujó a través de un pequeño y abandonado jardín hacia el interior de la casa.

—He venido en cuanto me ha sido posible —comentó Nicolás, mientras la seguía apresuradamente por un largo pasillo débilmente iluminado por unas cuantas bombillas desnudas.

 ¿Me podría adelantar de qué se trata?

La mujer se detuvo bruscamente ante una puerta de madera comida por la carcoma. Su inesperada parada hizo que Nicolás se abalanzara sobre ella. En ese acercamiento fortuito e involuntario se vio envuelto en un desagradable olor a rancio que procedía del cuerpo de aquella extraña mujer. Instintivamente dio un paso atrás. Ella le miró fijamente y con la mano puesta en el picaporte de latón, sin abrir la puerta, dijo:

—Doctor, es mi hermano. Antes de entrar en la habitación debo advertirle que lo que usted va a ver aquí no lo ha visto antes, ni lo habrá leído en ningún libro de medicina. Carezco de sus conocimientos pero sé que no hay ninguna razón científica ni humana que justifique la situación en que vive mi hermano. Le parecerá inverosímil, pero el hecho es que sucedió y que la realidad es la que usted va ver, por muy antinatural e incomprensible que parezca.

El discurso de la mujer era lúcido e inteligente en su forma de expresarse, pero incoherente en su contenido. Nicolás empezó a impacientarse.

— ¿Qué es exactamente lo que le ocurre a su hermano? ¿Por qué me han llamado?

—Para que le ayude a morir.

— ¿Ayudarle a morir? —preguntó extrañado—. ¿Qué es lo que tiene su hermano? ¿Un proceso degenerativo, un cáncer en estadio terminal? Si es así, lo mejor es trasladarle a un hospital. Yo aquí poco puedo hacer.

—No, no es eso —contestó la mujer taladrándole con la mirada—. Su mente goza de excelente salud, pero su cuerpo hace tiempo que murió. Ése es el problema: ella no quiere seguir viviendo.

«Su cabeza goza de una salud excelente, su cuerpo murió.» Nicolás Harganzuela pensó que se encontraba ante un caso claro de paranoia delirante.

Se sintió incómodo. Apartó la vista de ese rostro pálido e inexpresivo en el que sólo parecían tener vida unos ojos gatunos de mirada helada.

—Creo que lo mejor es que explore a su hermano —le dijo convencido de que no existía tal hermano y de que la que necesitaba atención médica era ella. No era raro que en la soledad de esos parajes las personas perdieran sus facultades mentales—. Le aseguro que no soy fácilmente impresionable –aclaró, siguiéndola su alterado discurso-, y no he acabado la carrera anteayer. Conozcamos al paciente.

La mujer abrió la puerta y se echó a un lado para dejarle paso. Un hedor espeso, caliente y húmedo le salió al encuentro. Se quedó parado unos momentos sin traspasar el umbral hasta que oyó a sus espaldas:

 —Pase, doctor, por favor.

Dio unos pasos adelante y quedó atrapado en una atmósfera opresiva de aire viciado e insano en la que se le hacía difícil respirar.

Tardó unos minutos en adaptar sus ojos a la semipenumbra en la que se encontraba la habitación, tan sólo iluminada por pequeñas lamparillas de aceite colocadas en un extremo, donde sombras oscilantes le conferían una atmósfera siniestra y tenebrosa. A pesar de la poca de luz, pudo distinguir con inquietante claridad lo que guardaba la penumbra: una habitación vacía y, por todo mobiliario, una especie de peana de madera donde descansaba un busto y, a su lado, un enorme sillón.

Nicolás se volvió a la mujer, hizo una profunda inspiración tratando de encontrar un poco de aire fresco que meter en sus pulmones para controlar la náusea y, afianzándose en su primer diagnóstico, le preguntó:

— ¿Qué broma es ésta? ¿Qué significa esto?

La mujer se acercó.

—Por desgracia no es una broma. Venga, por favor.

Atravesó la habitación, le llevó frente a la peana y, señalando el busto, hizo las presentaciones:

—Doctor, éste es mi hermano Ramiro.

El médico dio un paso hacia atrás al tiempo que abría y cerraba la boca varias veces intentando articular algún sonido. Un sudor frío le empapó la camisa y la  náusea nacida en lo más profundo de su cerebro le sacudió con tal violencia que, instintivamente, se llevó la mano al estómago. Notó que sus piernas apenas le sostenían. Sus músculos se habían convertido en cera derretida, por lo que buscó apoyo en el sillón. Quiso desviar la mirada, pero sus párpados no le obedecieron. No podía dejar de contemplar aquel rostro. No podía dejar de mirar a esos ojos que le traspasaban a su vez, implorantes, insólitos, profundos, repletos de conocimiento y de dolor, desde la cabeza sin cuerpo que reposaba en la peana. Desde una mueca vacía salió una súplica.

—Por favor, doctor, quíteme la vida. Máteme.

Nicolás lanzó una mirada angustiosa e interrogante a la mujer que permanecía silenciosa a su lado.

—Hace unos cuatro años mi hermano vino a vivir a la casona, propiedad heredada de mis padres. Al principio se encontraba bien. Nos manteníamos en contacto con frecuencia. Poco a poco se fueron distanciando sus cartas hasta que dejó de escribir. Tan sólo  por mi cumpleaños y por Navidad recibía noticias suyas.

»Hace poco más de un mes, me llegó una carta suya. En ella contaba  que se encontraba muy mal, sin ganas de vivir, que su ciclo vital había concluido y que se preparaba para su partida definitiva. Esa carta me alarmó muchísimo y, conociendo el carácter depresivo de mi hermano, vine en cuanto me fue posible. Cuando llegué a la casa su cuerpo colgaba de una de las vigas de esta habitación. Después de recuperarme de la impresión, lo descolgué  y lo dejé en el suelo. Al intentar quitarle la soga del cuello su cabeza se separó del tronco, limpiamente, sin sangre. Me di cuenta de que tenía los ojos abiertos. Intenté cerrárselos, pero una y otra vez se abrían. No sé lo que ocurrió, ni cómo se produjo, pero su cerebro continuaba con vida. Le puse encima de esta peana y desde entonces ha estado así. Día tras día me pide que le dé muerte, que termine con su agonía, pero yo no tengo valor para hacerlo. Por eso le he llamado a usted.

El médico escuchaba atónito a esa mujer, que con palabras frías y sin ningún asomo de sentimiento contaba una historia espeluznante como quien cuenta un hecho intrascendente, habitual y sin importancia.

 Nicolás tenía el pelo empapado; gotas de sudor le resbalaron desde la frente hasta el cuello haciendo que su rostro, iluminado por las luces de las lamparillas, brillara en la oscuridad.

 —No puedo hacerlo, no puedo. — balbuceó. Las palabras salieron entrecortadas de su garganta, a débiles golpes de voz, apenas un susurro

—Es un acto de caridad, doctor. Yo lo he intentado, créame, pero es mi hermano. Usted es médico. Ponga fin a su sufrimiento y a su agonía.

— ¿Pero cómo? ¿Con qué? –preguntó, incapaz de hacer funcionar correctamente a su cerebro

La mujer le puso en la mano una pequeña pistola.

—Con esto.

Nicolás contempló con la mirada extraviada una mano temblorosa que sostenía un arma. La veía lejana, extraña a sí mismo, como si no fuera suya.

Un alarido desesperado y angustioso que traspasó el aire le hizo salir de esa especie de trance en que estaba inmerso.

— ¡Máteme, por favor! Termine de una vez con esto. Quiero terminar.

A Nicolás Haraganzuela ese gritó le trasladó y un escalofrío le recorrió desde la cabeza a los pies.

Trató de pensar con claridad y lucidez, pero su cerebro se negaba a obedecer y razonar con lógica. Parecía haberse sumado a la locura de esa casa y, aterrado, percibió que alguien extraño a él era dueño de su voluntad y de sus actos.

Como un autómata se acercó a la cabeza. Extendió la mano y apoyó la pistola justo en medio de la frente. Los ojos, esos ojos, le seguían mirando fijamente como para asegurarse de que en el último momento no se volvería atrás. De nuevo, la mueca de la cara se abrió.

—Vamos, por favor, dispare.

El médico apartó la vista incapaz de sostener por más tiempo esa mirada que le penetraba y se sumergió en un vacío y oscuro silencio.

cabeza cortada

                                                                        ***

Nicolás Harganzuela abrió los ojos. Se sintió aturdido, febril. El vértigo había desaparecido pero, en su lugar, un intenso latido pulsátil le machacaba las sienes. Evitando cualquier movimiento brusco se levantó de la cama en busca de un analgésico para aliviar el intenso dolor de cabeza que le había provocado esa terrible pesadilla.

No llegó a salir de la habitación. En un rincón, cerca de la puerta, amontonada en el suelo estaba su ropa: el pantalón y la camisa manchados de sangre.

La angustia regresó dejando libres las vivencias y los recuerdos que con desesperación trataba de ahuyentar.

 Parado en mitad deL cuarto, incapaz de moverse, a través de la penumbra vislumbraba los objetos, hasta ahora familiares, extraños, cenicientos, amenazantes. Su cama, el sillón, el armario ropero de luna…, la luna del espejo… Desde su interior, unos ojos le contemplaban y una respiración jadeante y espesa le robaba el aire que él necesitaba.

Sin poder sustraerse al poder de esa mirada, se giró muy despacio, intentando controlar los espasmos que sacudían sus piernas para no caer en la oscuridad bajo la influencia de la cabeza que reposaba en su librería entre los manuales de patología legal y medicina forense.

Felicitas Rebaque

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

ELENA SANTIAGO

con Elena Santiagohttp://www.elenasantiago.es

Ayer tuve el placer de conocer a Elena Santiago durante la presentación de su ultimo libro, Mat y Pat, en esta ocasión, dirigido a los lectores más pequeños.  

Pero no voy a hablar de su gran producción literaria, que la tiene, como La oscuridad somos nosotros,  Una mujer malva, El amante asombrado, La muerte y las cerezas, Nunca el Olvido, por citar algunos de los más de  sus veinte libros publicados. Ni los numerosos premios con los que ha sido galardonada entre los que destaca el Miguel Delibes de Narrativa, el Ateneo de Valladolid, el Premio Rosa Chacel,el Premio de Castilla y León de las Letras. Hoy quiero contaros la impresión que me causo como mujer y como persona.

presentacion Elena

Elena Santiago brilla. A sus ojos, dulcísimos, en ocasiones ensombrecidos cuando hace mención a la época de oscuridad, como ella la llama, se asoma su luz interior. Si hay alguien que pueda decir que mantiene vivo el “niño que llevamos dentro”, es Elena Santiago. Escucharla fue oír hablar a la ternura y a la inocencia, y utilizo “inocencia”en su acepción de pureza y verdad.  Sus manifestaciones transmitían su pasión literaria, pero sobre todo su pasión por la vida. Hilaba las palabras con su maravillosa música interior que guardaré como un gran regalo. Fue emocionante, una autentica delicia. Cordial, encantadora, amable con todos, fue un placer escucharla y sentirla tan cerca. Extraordinaria mujer, Extraordinaria escritora.

 

 

 

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Propósito de Octubre: Desprendimiento

Descienden las hojas. Se desprenden lentamente. Juguetean en el aire hasta caer en la tierra que las acoge protectora para adornarse con el tapiz de ocres y amarillos. El Arbol se estremece en suspiros de otoño y se dobla ligeramente en la despedida.

El presagio de los fríos asoma por el horizonte , plomizo.

Las ramas se encogen pudorosas ante su desnudez, que no deja de ser bella, para después alargarse hasta el cielo en una muda plegaria.

El Árbol se prepara para afrontar la nueva etapa. Sabe que no puede retener el verdor y la belleza de su copa frondosa en la que los pájaros anidaron y le obsequiaron con sus trinos. Deja que la Naturaleza actúe. No pone resistencia al cambio. Hay que desprenderse para renacer.

El Árbol sabio cierra un ciclo para abrir otro porque La Vida sigue alimentando su savia. No es una esperanza, es una certeza.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Feliz Día de Las Escritoras

cof

Felicidades a todas mis compañeras escritoras. A todas las mujeres que hilan sueños con palabras, historias tejidas con hebras de imaginación.Que cuentan lo que llevan en su corazón o en el interior de los otros que se cruzan en su camino y que bastó un intercambio de miradas para mostrarles su interior. A todas las mujeres que sienten esa imperiosa necesidad de expresar con palabras el latido de su alma, o el de otras vidas que pasan junto a la suya. El poner su voz a lo que se calla.
Me han preguntado muchas veces porqué escribo. Respondo con este poema.

CONTAR HISTORIAS.

Habitan en lo más profundo de la esencia humana.
Agitadas aguas que pujan por salir,
para verter fuera su preciada carga.

La voz se silencia, pero se abre el alma.
Cosquillean los dedos abriendo las palmas,
e inquietas las manos se extienden y hablan.
A través de ellas sale a borbotones el sentimiento que la boca calla.

Cascadas de letras formando palabras,
se plasman y escriben historias narradas,
de la propia vida, de las allegadas.

Susurran amores, miedos y nostalgias,
deseos, pasiones cobran forma, cantan.
Ideas que gimen, rostros que te llaman,
queriendo que todos contemplen su cara.

Escribiendo sueños, se apacigua el ansia,
de parir al mundo lo que turba el alma.

Felicitas Rebaque de Lázaro

FELICIDADES AMIGAS

cof

Publicado en Uncategorized | 6 comentarios

Confesiones con Manuel Cuenya

img_1756

 

Mañana, jueves 20, presento en León mi última novela “”Violeta Mara…mara…maravilla”. Con tal motivo Manuel Cuenya, periodista y responsable de la página cultural “La fragua literaria Leonesa”, del diario “ILEON”,me ha hecho un reportaje. Fue un rato distendido y agradable.

Aquí os dejo el enlace por si tenéis curiosidad y queréis conocerme un poco más.

https://www.ileon.com/cultura/089746/felicitas-rebaque-la-literatura-me-ha-dado-grandes-satisfacciones

Si alguno deseáis haceros con la novela, comentadme por privado y os haré llegar un ejemplar firmado .

Gracias amigos.

 

Publicado en Uncategorized | 5 comentarios

Propósito de Septiembre: PASAR PÁGINA

He comprado un cuaderno y voy a escribir todos los sucesos desagradables que me hicieron daño, las veces que hice daño yo. Las soledades compartidas, las frases inoportunas , las zancadillas que me pusieron en el camino. Los errores y decisiones equivocadas. Los tropezones casi siempre en la misma piedra. Los egoísmos como refugio. Los comentarios que llegan envueltos en el papel de la mala fe. Los consejos de quien te juzga y poco o nada sabe , los silencios , propios y de los demás, las palabras que sobraron. Todo lo me causo un sufrimiento: lo que hice o lo que deje de hacer. Lo que me dejaron de hacer o me hicieron. Los días desafortunados que nada puedes hacer para reconvertir porque son pasado.

Al terminar prenderé una cerilla y le daré alimento a la llama. Vaciaré de piedras mi mochila y pasaré página.

Y ya sin lastre, sin piedra alguna en la mochila , abriré la página en blanco de esta nueva etapa.

Sabes qué me emociona? Que desde el principio tú la recorrerás conmigo.

Publicado en Uncategorized | 5 comentarios

Una Mara…mara…maravilla

He pasado la mayor parte de mis vacaciones preparando el booktrailer de mi novela. Tras muchos ensayos, aciertos, fallos, errores, desmontarlo, volver a  montar…al final salió. Y creo que para ser el primero no quedó mal.

Estamos casi en la marca de salida. Y estoy impaciente. Violeta, como yo la llamo, es una historia especial por lo trabajada, por lo vivida, por lo deseada. Espero que cuando salga a la venta, los lectores disfruten al leerla tanto como yo al escribirla.

De momento os dejo el booktrailer, para que os vayáis haciendo una idea.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | 8 comentarios

ESPANTAPAJARÓN (Libro)

portada_espantapajaron-2 (1)

A pesar de que Espantapajarón hace tiempo de que salió en edición digital, me hacía mucha ilusión tener el libro físico en mis manos.Y así será, gracias a Metaforic Club de Lectura.

Con los frutos del verano recogidos y en tiempo de vendimia, no parece que la presencia de los espantapájaros en los campos sea tan necesaria, en realidad, se toman un descanso y se preparan para pasar el invierno. Por eso al final del otoño Clementina y Nuno vendrán a contarnos la historia de Espantajarón.
Clementina sigue preocupada de que haya alguien que no la crea, que piensen que todo se lo ha inventado porque como siempre está en las nubes imaginando cosas raras…

Yo sé que todo aquel que la escuche, que la lea, no tendrá duda de que lo que relata es cierto, porque estoy segura de que muchos de nosotros hemos vivido, en algún momento, algo similar.
No se os olvide. Tenéis una cita con Clementina y Espantapajarón, cuando las hojas comiencen a desprenderse de los árboles

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Propósito de Agosto: ALEGRÍA

alegría

Sí, alegría. Porque a veces no soy consciente de todas las razones que tengo para estar alegre, imbuida en la rutina de las actividades  de trabajo o lúdicas, de las preocupaciones y de las obligaciones impuestas o las que yo misma asumo por gusto.

Este sentimiento, a veces no se siente con la intensidad suficiente porque vivimos tan deprisa, con la atención puesta en tantas cosas, que ni siquiera nos paramos a deleitarnos con esa sensación burbujeante que pone alas en el corazón.

Por eso este mes intensificaré mi atención en todos los momentos en los que me sienta feliz, los saborearé como se hace con un buen vino, los aspiraré como el mejor de los perfumes y los experimentaré como si no hubiera más mañana.

Alegría… ¡Por tantas cosas! Hay motivos y sobran los motivos

Feliz Agosto

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios