By Felicitas Rebaque POR SIEMPRE… JAMÁS… AMÉN

Tercera parte y final de la historia. Una cez más, gracias Masticadores de Letras.

a través de By Felicitas Rebaque POR SIEMPRE… JAMÁS… AMÉN

Anuncios
Cita | Publicado el por | Deja un comentario

POR SIEMPRE… JAMÁS… AMÉN Felicitas Rebaque de Lázaro — MasticadoresdeLetrasUSA

Gracias a J.re Crivello en masticadores de letras que me han hecho la atención de publicar mi relato “Por siempre, jamás, amén” del libro En Babia y en Luna, en el que se recogen relatos de varios autores teniendo como inspiración pueblos de las comarcas leonesas de Babia y Luna. Mi relato, en concreto está inspirado en Caldas de Luna. Gracias, amigo.

Adelantamos los primeros tres capítulos del libro de Felicitas Rebaque que es nueva colaboradora de MasticadoresdeLetras. Bienvenida Felicitas! -j re crivello blog: Entre la soledad y el aplauso https://felicitasrebaqueblog.wordpress.com Si hay quien pregunta, yo no sé nada. Si hay susurros que se escuchan, yo no sé nada. Si las palabras hablan solas, yo no sé […]

a través de POR SIEMPRE… JAMÁS… AMÉN Felicitas Rebaque de Lázaro — MasticadoresdeLetrasUSA

Cita | Publicado el por | Deja un comentario

Reseña de Violeta Mara… mara… maravilla de Felicitas Rebaque by Carmen Amigo Sánchez

Masticadores de Letras publica una reseña de Violeta Mara…mara…maravilla realizada por Carmen Amigo Sánchez.

a través de Reseña de Violeta Mara… mara… maravilla de Felicitas Rebaque by Carmen Amigo Sánchez

Cita | Publicado el por | 2 comentarios

Leer con amigos…

Os dejo una reseña de María G.Vicent del nuevo libro de Chelo Puente: “La vida es puro relato” Enhorabuena Chelo.

Te miro me miras... Nos miramos

Me gustan que mis amigas escriban. Eso no quiere decir que todas mis amigas lo hagan, pero tengo que reconocer que hay bastantes que lo hacen.

Y precisamente hoy voy a hablar del último libro de una de ellas. Resultado de imagen de chelo puente la vida es puro relatoHablo de Chelo Puente y su último libro “La Vida es Puro Relato”

Chelo Puente (https://lalibreriadechelo.wordpress.com) es la autora de dos novelas “Alma de Cántaro” y “La bolsa de lana azul”, pero en este caso nos ofrece una antología narrativa en la que recopila,  relatos, reflexiones, microrrelatos y mails dirigidos a un amigo imaginario.

En ellos viaja a través de los sentimientos y convierte lo que observa, en historias, algunas veces profundas, en otras divertidas, en otras melancólicas, pero siempre con un trasfondo reflexivo.

Chelo Puente, en su libro da sentido a la famosa frase “La vida es puro relato” porque cuando lo lees percibes que la vida es lo que…

Ver la entrada original 50 palabras más

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Violeta mara…mara…maravilla

Una reseña de Chelo Puente. Sé que hecha desde el cariño, pero también desde su criterio, juicio y experiencia lectora. De ahí más importante. Mil gracias querida amiga.

La librería de Chelo

violetaVIOLETA MARA…MARA…MARAVILLA

Felicitas Rebaque

Edit. LxL

Un Jacobo adulto intercala reflexiones sobre su vida adolescente, sintiendo que de alguna manera traicionó a Violeta años atrás. Le prometió volver y nunca lo hizo. Es más, la olvidó por completo cuanto tanto le debía.

Cuando sus padres se divorciaron, sintió el fracaso como propio y no pudo superar su derrota, por lo que decidió que no merecía la pena vivir. Tras un intento autolítico y pasar unos meses ingresado en el hospital, su médico le recomendó vivir una temporada en un lugar tranquilo: Caxaelecha, un pueblo del norte de España. Un día, buscando el sitio idóneo en los acantilados para llevar a cabo sus propósitos de suicidio, conoció a Violeta, una muchacha con síndrome de Down que, con una espontánea ingenuidad, le impuso su compañía y su amistad.

Es la segunda novela que leo de Felicitas Rebaque, la anterior fue El…

Ver la entrada original 276 palabras más

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

No me amenaces… Musa

la musa

No me amenaces Musa con alejarte y dejarme huérfana de los mundos en los que transitan mis historias.

No me amenaces con llevarte mis palabras y abandonarme sin voz nueva.

No me amenaces con borrar de mi mente la creación y encerrarme en una bruma espesa y blanca.

No me amenaces con cerrar mis ojos al brillo mágico de lo invisible para que no pueda seguir vistiendo a mis personajes.

No me amenaces con apartar de mi esos rostros inspiradores que me hablan.

Eres veleta que se doblega a cualquier viento que te mueve sabedora de tu poder sobre los escribidores que buscamos tu aliento inspirador.

No, Musa, no me amenaces, porque a pesar de que te alejes, de que me despojes de mi armadura y me dejes desnuda y desolada, no cuentas con mi voluntad para seguir escribiendo y mi tenacidad para no doblegarme a tus caprichos instigadores.

No podrás con la pasión, con la fuerza de mi corazón que me aferra al verbo y a la palabra.

Esperaré brotes nuevos mientras que me sumerjo en las historias escritas por otros, en vidas que enriquecen la mía. En existir y experimentar.

Y entonces, puede ser que cuando vuelvas a mí, sea yo la que te de la espalda.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

NOS VEMOS EN SANT JORDI

IMG-20190416-WA0020

Este año, disfrutaremos en vivo y en directo San Jordi. Viajamos un montón de gente.. Violeta, Espantapajaron, El duende Martinico. El Ojanco. El Bu.. Todos los personajes de mis relatos y nivelas. Espero encontraros allí. Ya sabéis… En las Ramblas. No me faltéis.

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

LA SUERTE DE TENERTE

Día mundial del S-D

Hoy,21 de Marzo se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down y el Día Internacional de la Poesía. Maravillosa coincidencia porque las personas con síndrome de Down son pura poesía. Es una suerte tenerlos , compartir con ellos su forma de ver la vida, su ser y estar en el mundo. Deben tener la oportunidad de llevar una vida plena en igualdad como cualquier otra persona de nuestra sociedad.
Yo tuve la suerte de compartir unos días con María José, preparando mi novela Violeta Mara…mara…maravilla. Y desde aquí, de nuevo, le doy las gracias porque me regaló todo lo que tenía: ella y su maramaravilloso mundo. Su amistad y su cariño. Gracias.

Extracto de Violeta Mara…mara…maravila
(conversación entre Violeta y Jacobo)
—Es que los chicos son malos, se ríen de mí. Creen que soy tonta, pero no soy. Soy mongólica, tonta no. Y no me dejan ir con ellos. Antes sí, ahora no. Antes Cristina era mi amiga de pequeña.
—¿Cristina y tú erais amigas?
—Sí, y los demás también, en la escuela. Jugábamos y todo bien. Pero Cristina mucho; éramos las más amigas. Éramos una maramaramaravilla de amiguísimas.
—¿Y por qué ahora no? ¿Qué pasó?
—Yo que sé qué pasó, ni qué no pasó. Cuando crecimos dejó de ajuntarme. Cuando tuvimos la regla.
Violeta se llevó la mano a la boca como si hubiera dicho alguna inconveniencia. Luego se río entre dientes y me preguntó:
—Sabes que las chicas tenemos regla, ¿verdad?
Asentí, un poco sonrojado.
—Pues eso, que ya no quiere venir conmigo, ya no es mi amiga. Ya estoy siempre sola. No tengo amigas. Como los demás no quieren que vaya con ellos, pues ella me dejó
sola. Ella si va. Prefiere estar con los chicos.
—Ya lo vi.
—Y se besan. ¿También lo viste?
—No, eso no —admití.
—Pues sí, se besa, se besa con el Sierpes. Pero a mí no. Y no me dejan hacer nada, nada de nada: ni entrar en el bar, ni ir a bailar, ni a pescar, ni a nadar… Y yo sí quiero. Decían
que no sé, pues ahora sí ya sé. He aprendido a todo. Pero ahora tampoco. Ahora dicen que soy pequeña.
Hablaba deprisa, casi sin respirar. Paró para coger aire. Cerró los puños y exclamó apretando mucho las palabras:
—¡No-soy-pe-que-ña! Tengo dieciocho años y tengo la regla. Pero nada. Haga lo que haga, siempre es lo mismo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El amor…

Klimt

Extracto del relato “Tras la niebla de los cuatro velos” del Libro de “La Libélula”

Ana, escúchame por favor. No sé si puedes oírme, no sé dónde estás…quizás en esos mundos mágicos que creabas para nosotros, esos mundos con los que soñabas, en los que te refugiabas cuando tu realidad se te hacía insoportable. Pero estés dónde estés, vuelve, no me dejes aquí solo.
Apareciste como un regalo del cielo. Me llenaste de amor y felicidad inimaginables, tanto que en verdad tenía miedo. Me enseñaste a ver la vida a través de tus ojos. Me descubriste los colores de las melodías, los sonidos que salen de las páginas de un libro, los secretos del agua corriendo en los arroyos y a escuchar las palabras de la luna en el silencio de la noche. Me mostraste cómo leer en la sonrisa de un niño y en los ojos sabios de los ancianos, en los gestos de las personas que rodean nuestro caminar diario. Me revelaste cómo hacer de cada día una aventura y a pintar la monotonía y la rutina de colores, y a soplar fuerte hacia dentro para alejar malos
pensamientos y a sustituir vivencias penosas por felices. Me explicaste cómo aprender del dolor, pero no de este dolor. No sé qué hacer con él.
¡Me enseñaste tanto!, ¡te debo tanto!
Pero hay algo que olvidaste: no me dijiste cómo vivir sin ti. No me preparaste para superar tu ausencia. Y yo no sé hacerlo. Si te vas, si no vuelves, me dejas perdido, mucho más que cuando nos encontramos. Si no vuelves, mi vida se convertirá en un infierno, en un mundo gris y oscuro en el que me va a ser imposible vivir.
Ana, estés donde estés, regresa por favor. No te vayas. Sé que me dirías que nuestro amor perdurará a través del tiempo y que volveremos a encontrarnos en otra vida, en la eternidad, pero yo no quiero esperar tanto, no puedo esperar tanto. Te necesito aquí, ahora.
Necesito besarte, abrazarte, oír tu risa y mirarme cada día en tus ojos. Necesito tu aire y tu espíritu para poder alimentar el mío, para poder respirar. Ana, por Dios, no dejes que te aleje de mí. No dejes que te hagan marchar y nos separen definitivamente.
Te necesito… Te amo.

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

VIOLETA Y JACOBO

Hay veces que los personajes de una novela se convierten en alguien tan cercano para el escritor que les llega a pensar reales y comparte su mundo con ellos. Eso me ocurre a mí con Violeta y Jacobo. No, no os asustéis, no me estoy volviendo loca, pero se han hecho tan cercanos que me sorprendo pensándolos como si fueran otros hijos imaginarios. Bueno, hijos son, ya que yo los parí… y aunque algún que otro quebradero de cabeza me dieron, sobre todo Jacobo, son maravillosos y entrañables. Os dejo un fragmento de la reflexión que hace Jacobo adulto, recordando esos años complicados y difíciles de su adolescencia.


***********
VIOLETA MARA…MARA…MARAVILLA.
He decidido escribir mis pensamientos en un pequeño
cuaderno. Al terminar se lo ofreceré a Paula, le debo esta
parte de mi vida. Y de esta manera también lo podrá leer mi
hijo cuando sea mayor.
Según voy dejando mis vivencias en el papel, me pesa
no haber sacado antes a la luz lo ocurrido en aquellos años.
Supongo que por vergüenza o por lo dolorosos que fueron.
Puede que mi dificultad de echarlos fuera y el vivirlos hacia
adentro, al final fue beneficioso y aceleró mi recuperación.
Nunca se lo conté a nadie. Ni siquiera lo hablé con mi psiquiatra.
Él tampoco me interrogó al respecto. Recuerdo que
durante mi estancia en Caxaelecha hubiera tenido que acudir
varias veces a consulta, pero no me llevaron. Después
supe que Sebastián habló con él. Y únicamente a mi regreso
del pueblo, en una de las sesiones, me preguntó: «En Caxaelecha,
¿todo bien?». Yo afirme: «Muy bien». Él me miró
con esa mirada suya que costaba mantener porque parecía
leerte por dentro. Recuerdo que sonrió y asintió con la cabeza
para después afirmar: «Ya estás preparado para regresar
a casa y reiniciar tu vida normal». Me pregunto qué habrá
sido de ese hombre. Me propongo intentar localizarlo.
Vitorina fue otro eslabón en mi rescate, porque yo necesitaba
ser rescatado. Un eslabón del ancla que me fijaba
a la vida de nuevo. Sin apenas decirme nada, me echó el
cabo al que se aferra un náufrago. Me enseñó más de lo que
hubiera aprendido en muchos días de terapia. Yo iba absorbiendo
todo lo que me transmitían, sediento por conocer,
por comprender, más que nada, a mí mismo. Pero lo mejor
era que se producía de una manera natural, sin forzar. Sin
que nadie me dijera nada ni yo me percatara de ello. En
casa de Vitorina, en la de Manuela y Sebastián, respiraba la
paz y el equilibrio que necesitaba para curar mis heridas y
restablecer mi propia estabilidad. Ahora, al escribirlo, hago
consciente lo que por entones simplemente intuí: las casas
absorben las emociones de los que viven en ellas. Esa es la
razón por la que hay lugares cálidos y acogedores, y otros
hostiles e incómodos de los que estás deseando salir. Eso
ocurría en la casa de mis padres. Sus roces constantes, las
discusiones quedaban en el aire y creaban un clima opresivo.
Una atmósfera pesada y amenazante como la de la tormenta
a punto de descargarse en truenos. Pero ni cuando
se producía el estallido, se limpiaba el aire. Seguía flotando
algo que te mantenía en alerta. Preparado para el siguiente
estruendo. Y con miedo.
Recuerdo que cada dos por tres se producían pequeños
accidentes domésticos inexplicables: un cuadro que se
desprendía de la pared, un vaso que se rompía sin que nadie
lo tocara, un aparato eléctrico que dejaba de funcionar sin
causa aparente… Cosas así. Ninguna planta logró sobrevivir
por mucho que las cuidara mi madre. Las casas de Manuela
y Vitorina estaban llenas de ellas. A mí me gustaban,
sobre todo, los macizos de hortensias.
Cuando éramos pequeños, mi hermana y yo guardábamos
parte de nuestra propina y sorprendíamos a mi madre
con un pequeño ramo de flores. A ella se le llenaban los ojos
de lágrimas, como si en lugar de darle alegría nuestro gesto
le produjera tristeza… Ahora creo saber por qué.
Pero mejor vuelvo a esos días en los que la luz rompió
por fin las brumas, mostrando cielos rotos de nubes y sol.
Y sigo escribiendo…

Digital - Violeta

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios